Acerca de Pronatura
Proyectos en Sitio
Programas Regionales
Biblioteca Virtual
Cómo Colaborar
Directorio
Se establece Convenio de Conservación de Laguna San Ignacio
Se establece Convenio de Conservación de Laguna San Ignacio
 

 MÉXICO PROTEGERÁ MÁS DE 80 MIL HECTÁREAS CONSIDERADAS PATRIMONIO MUNDIAL DE LA HUMANIDAD POR UNESCO

> Gobierno Federal y Sociedad Civil acuerdan proteger más de ochenta mil hectáreas en uno de los ecosistemas más importantes de México y el mundo: Laguna San Ignacio, santuario de la Ballena Gris del Pacífico Oriental.

México DF a 23 de agosto de 2012.- A través de un convenio de concertación celebrado entre la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), por conducto de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y la asociación civil Pronatura Noroeste A.C., así como del establecimiento de una Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA), México protegerá más de 80 mil hectáreas consideradas Patrimonio Mundial de la Humanidad por UNESCO desde 1989.

La Biodiversidad en México es primordial para su desarrollo, actualmente, la CONANP administra 174 Áreas Naturales Protegidas Federales, que ocupan el 12.92% del territorio nacional e incluyen los diversos ecosistemas del país: desiertos, zonas áridas, bosques templados, bosques de niebla, selvas, manglares, arrecifes coralinos entre otros.

Hoy día, las Áreas Naturales Protegidas son parte de la política del estado Mexicano en materia de conservación de los ecosistemas y biodiversidad del país, al ocupar el segundo lugar mundial en número de ecosistemas y cuarto en número de especies. Con la creación de las Áreas Protegidas se ha buscado proteger los ecosistemas con mejor estado de conservación del país, así como la representatividad de los mismos en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Por su parte, Laguna San Ignacio cuenta con 400 kilómetros de costas, de los cuales 320 corresponden a áreas de humedales y manglares. Estos ecosistemas en su conjunto albergan una gran cantidad de especies de flora y fauna, incluyendo especies sensibles y de gran importancia hemisférica, como la ballena gris, las tortugas marinas, y el ganso de collar, entre otras.

Todos los años miles de ballenas llegan a refugiarse a las lagunas costeras de Guerrero Negro, San Ignacio y Bahía Magdalena, después de hacer un viaje de más de 15 mil kilómetros para cumplir con su ciclo de vida: reproducirse, tener y criar a sus ballenatos. Sin embargo, existe una continua amenaza por parte del desarrollo costero, la pesca ilegal y la sobreexplotación de sus recursos naturales.

El objetivo del convenio y la UMA es establecer acciones de conservación de largo plazo que garanticen la supervivencia y buen estado de conservación de estos frágiles ecosistemas y las especies y comunidades que dependen de ellos.